top of page

Areca

Dypsis lutescens

La areca no requiere muchos cuidados, pero para que crezca sana en el interior necesita un lugar bien iluminado. Si las hojas empiezan a ponerse amarillas, significa que ha estado expuesta a demasiado sol directo. Durante la primavera y el verano, la tierra debe mantenerse ligeramente húmeda. En los meses más fríos es aconsejable dejar que la tierra se seque entre riego y riego.

Areca
bottom of page